16 julio 2006

La pavada

Domingo de lluvia, humedad y otros males...

No sé qué hago otra vez sentado frente a una PC. Ya lo recordé: trabajo. Trabajo. Trabajo. Trabajo.

Un día me voy a morir. Y seguro que será durante un día... de trabajo.

Mañana comienza una semana que, creo, jamás terminó. Una suerte de calvario circular (la máquina productiva, supongo)



Pavadas1:

La semana pasada me tocó, por primera vez, cubrir una conferencia en la Casa de Gobierno. La Casa Rosada, como le dicen... Fue raro (me explayaría, pero hoy no tengo ganas) Más aun la posterior conferencia de prensa con la Ministra de Economía, Felisa Miceli, y el Presidente Kirchner rajando por una corredor para evitar nuestras preguntas...

Supongo que, como "comunicador social" (jajaja, me da risa esa denominación) vengo ampliando bastante bien mi horizonte de frivolidad. Haberme hecho el interesado en todas las boludeces que se dijeron el jueves en la Rosada es una prueba suficiente de todo ello...

3 Comments:

At 12:58 a. m., Blogger Pierre said...

es loco como uno se va dando cuenta que las cosas q parecen importantes como el gobierno y eso, al final terminan por ser una suma de casualidades, palabras y yankenpos, y en cambio las hormigas un dia invadirán roma o todos los chinos saltarán al mismo tiempo y sacarán al planeta de su orbita, y eso es lo realmente importante. hay q sacarle la vuelta a la vuelta.

 
At 2:22 a. m., Blogger chicamigraña said...

En esos casos se me hace imposible lo k dice el libro: los cinicos no sirven para este oficio. no puedo ser empática con los políticos... no puedo... yo a pesar de todo vivo feliz con los empresarios... al menos no mienten tanto y son felices cuando hablan de ellos mismos, obviamente k a la hora de escribir el articulo no lo pongo... pero son felices...

 
At 1:58 a. m., Anonymous Anónimo said...

This is very interesting site... »

 

Publicar un comentario

<< Home