08 julio 2006

Un fragmento de "El que mueve los pies"

Estoy puliendo algo... Un cuento llamado "El que mueve los pies"

Aquí, un fragmento:

"Es incapaz de elegir. El acorde suena más fuerte y quiebra la cintura para eludir el vértigo. Una telaraña de dedos lanzados inútilmente al aire. Hagamos de cuenta que no nos sabemos. Y que yo puedo aprender a no bailar... Que apenas me interesa el sonido de rodillas entrechocando un matorral de bolsas de basura. Hagamos de cuenta que la música fue interrumpida por un trueno oportuno y que no solté una risotada cuando vi que -cada vez- meneabas la cadera con menos gracia. Artista de las tormentas, no me recuerdes que sólo existo para comprobar errores. Quiero creer. Y creer exige que hoy no estés. Ni debajo de mi balcón ni en ninguna parte de mis días. Confiar en que sólo fui otro torpe curioso mirando de reojo el juego privado de alguien que colecciona sentimientos pendientes. Busco todo: pena y regocijo (pero únicamente en la carne del vecino) No me culpes por acompañar tu ritmo entre aplausos ardientes...
Se abraza al viento. Y rueda para ponerse de pie entre suspiros y tambaleos. Agotado por una melodía turquesa que ya es un estribillo carmín. Puedo aprender de memoria lo dislocado de una coreografía redundante. El mismo repiqueteo de talones que desaparece a fuerza de un empujón que -sagaz- coincide con el alarido lejano de un vendedor de diarios a punto de perder un embarazo. No nos vimos: eso tiene que quedar claro. Jamás me dedicaste un aleteo de codos ni compartiste conmigo la rutina de adelantar un pie (luego otro) para después ensayar un trote corto. Y volver a empezar. La cabeza derecha izquierda. El pecho fundido en un poste de luz y, enseguida, las mejillas derrotadas. Corteza de árbol mal podado. Un gemido y la voluntad para, en cuclillas, elevar la pupila otra vez hasta ubicar mis ojeras de cansancio interrumpido. Voy a estar hasta que decidas dar el último paso. Repito: hasta que alguien corte la energía y tenga que volver, perverso como cualquier niño malcriado, a inventarme una vida sólo habitada por accidentales pérdidas de semen y charlas con electrodomésticos."